10 CANCIONES PARA CUANDO VAS AL MÉDICO

medical-pills

El otoño ha llegado, y con él también el malestar general derivado de catarros, fiebres, descomposiciones y depresiones post-vacacionales. Ajetreados andamos de consulta en consulta y de farmacia en farmacia.

– Cuando te pones malo se te va la cabeza. Es algo bastante común en torno a la mayoría de la humanidad. Sentirte como los Pixies en Where is my mind? es sintomático y hemos de correr a pedir cita al centro de salud.

– Otro de los síntomas suele ser sentirse cansado y enfermo como tal, Anastacia bien lo sabe y lo refleja en Sick and tired. Hay que darse prisa.

– Cuando vas al médico dudas sobre qué tienes exactamente, cuál es el virus que desata tu malestar, y a la espera de diagnóstico, lo único que sabemos es que algo tenemos. Nuestra enfermedad no tiene nombre pero es nuestra, Mi enfermedad de Los Rodríguez.

– Al llegar al centro de salud lo mínimo que quieres es que te traten con amor, te den palmadas en la espalda y sean cariñosos contigo, que al fin y al cabo estás malo. Quieres un Dr. Amor de Los Sencillos que te solucione lo que tienes dentro.

– Cuando el doctor te ve lo único que te dice que es Eres un enfermo, cosa que ya sabías de base, como Las Supremas de Móstoles, y que se te pasará en unos días. Paracetamol y mucha agua.

– Se vé que el medicamento tarda en hacer efecto porque cuando llegas a casa te sube La bilirrubina, como a Juan Luis Guerra 4.40, pero esperas que sea cuestión de un ratito.

– Pasado el margen reglamentario, no notas mejoría, tu cuerpo no responde al tratamiento y empiezas a darte cuenta de que este veneno puede acabar contigo, este Poison, como el de Alice Cooper.

– Es entonces cuando decides tomar medidas mayores y dirigirte a El hospital como Alaska y Los Pegamoides, en espera de que te administren una medicación algo más fuerte.

– Allí tienes la suerte de encontrarte con un profesional que te atiende, te explica, te ayuda, te acoge, te hace sentir bien. Como el Doctor Robert de The Beatles.

– Una vez la situación se reconduce y ya te curas, vuelves a tu ritmo habitual. No puedes sino cantar contento y decidido I feel good (I got you) de James Brown, cruzando los dedos para no recaer.