10 CANCIONES PARA ENTRAR EN CALOR

wood-in-flames-2514666_960_720
Ha llegado el frío sin tregua. Aún estamos en las primeras semanas y sabemos que queda lo peor, pero nos está costando acostumbrarnos, y por más que encendemos radiadores en la oficina, la temperatura no sube. Hemos ideado una lista de canciones para afrontar la situación.

Sidonie nos ponen siempre a bailar. Con el biruji que tenemos, enfrentarnos a una danza incendiaria se nos antoja bastante seductor. El Incendio.

– Nuestros queridos Kitai son caballo ganador para cualquier situación de baja temperatura. No hay mejor plan que largarnos con ellos a la Riviera Maya.

– Otra opción es hacer de lagartijas y salir a la calle. Con abrigos, bufandas, botas, guantes, pero Todo Bajo el Sol, como Novedades Carminha.

– En realidad, nosotros lo que queremos en este momento es que llegue el verano y arder. Sin contemplaciones, a tope de crema solar, factor 200, pero sin frío. Como en El Verano del Incendio de Luis Brea y El Miedo.

– Si hay algún género es especial para subir la temperatura ese es la bossa, así que escoger esta versión del clásico de Antonio Carlos Jobim, Insensatez, interpretado por nuestra amada Mina.

– Una de las prácticas más socorridas sería compartir el calor humano, el problema es que, no es muy recomendable, mezclar trabajo y placer. Así que en la oficina no se va a dar. Siempre nos quedará ponernos el Sex on Fire de Kings of Leon.

– Aquí la historia es salir ardiendo, que viene a ser lo importante para quitarnos la congelación de huesos que llevamos encima. Kasabian nos encantan y encima tienen una canción perfecta para la ocasión, Fire.

– No obstante, siempre podemos encomendarnos a los clásicos. The Cure son muy socorridos y tienen un tema maravilloso para eliminar la escarcha. Hot, Hot, Hot!!!

– Siguiendo con los clásicos, nuestra querida Donna Summer nos regala una canción que nos viene como anillo al dedo para subirnos los grados. Hot Stuff.

– Al final, uno de los recursos más hábiles para combatir el frío es comer. Eso y la estufa, claro, pero es que La Barbacoa calienta más. Así que nos quedamos bailando (y engullendo) con Georgie Dann.