10 CANCIONES PARA INVOCAR LA PRIMAVERA

flower-655184_960_720

 

La primavera ha llegado, pero sólo a nuestros corazones. El termómetro nos sigue diciendo que mejor nos equipamos con abrigo y bufanda antes de salir a la calle. A nosotras el invierno empieza a hacérsenos un pelín largo, así que hemos ideado una manera de ajustar cuentas y reclamar buen tiempo.

– Lo que tenemos claro, para empezar, es que estas no son las mejores maneras. Lo de que llegue el sol, nos dure un par de horas, y de repente bajen de nuevo drásticamente las temperaturas, nos parece de rabieta de cinco años. Como dice Sofía Ellar, Así no.

– Abril está a la vuelta de la esquina, ya vemos colorines en las fruterías y el cuerpo se nos está preparando para los helados, pero el invierno se nos ha pegado como un chicle en la zapatilla. No podemos más. Queremos No Continuar, como Niños Mutantes.

– Necesitamos que cambie el tiempo y el olor. Echamos de menos pasear y poder intuir, debajo de la polución, los diversos matices de las terrazas -calamares, boquerones…-, los claveles, el césped. Necesitamos nuevo Aire, que se nos pegue, como el de Pedro Marín.

– Y tampoco lo podemos negar, también tenemos falta de descanso, ganazas de ritmo y de percusión. Un poco de Holiday de Madonna.

– Bailar cuando hace buen tiempo es siempre mucho más gratificante. Nos planteamos invocar a Perséfone, a Ostara o a la diosa que haga falta. Para ello pinchamos El Vivo al Baile, de Novedades Carminha.

– Echamos de menos las flores. Pasear y que las ventanas estén a rebosar, los parques, los jardines, las abejas y orugas… Un paisaje de pistilos mientras nos ahogamos en pleno running. Una poquita de Flowers in the Window de Travis.

– Sabemos que la primavera también trae consigo polen, olivos, gramíneas y demás sustancias que no a todo el mundo le vienen bien a su sistema inmunitario, pero es que preferimos tener alergia a pasar frío más tiempo. Y creemos que Britney está de acuerdo con nosotras. Toxic.

– Otra de las cosas que estamos deseosas de poder hacer y que el invierno no nos permite es disfrutar de un día de niños y cafradas, con helado y bocadillos en el Parque de Atracciones, si es con Pasajero, mejor.

– Nos ronda la cabeza la siguiente idea. Puede ser que éste invierno sea más torpe que el resto de inviernos y no sepa el chaval cómo hacerse primavera. Lo vamos a tener que mandar a la Escuela de Calor, con Radio Futura.

– Lo que tenemos clarísimo es que tarde o temprano llegará y llenaremos las terrazas, los parques y los chiringuitos. En realidad, lo que más nos gusta del tiempo es poder comer al aire libre, así que nos quedamos abriendo estómago con Georgie Dann y La Barbacoa.