I Premio Ruido al mejor disco español del año

premioruido

La prensa musical española se ha pronunciado para otorgar el I Premio Ruido de la historia a Voces del Extremo. El arriesgado cruce de caminos estilísticos del cantaor Niño de Elche se alzó con este galardón al mejor disco español de 2015, durante una fiesta celebrada anoche  en Madrid a iniciativa de Periodistas Asociados Musicales (APM).

ninoelche

La céntrica sala El Sótano sirvió de marco para esta velada, que contó con actuaciones de algunos de los artistas nominados: La Bien Querida, Toundra, Pablo Und Destruktion, Tulsa y el mismo Niño de Elche, quienes dieron vida con su música a un evento que fue posible también gracias a la colaboración de Ticketea y The Live Club.

La decisión del Premio Ruido es fruto del doble proceso de votación al que se convocó al más de un centenar de informadores agrupados bajo las siglas de PAM.

De la primera vuelta surgió una lista conformada por los doce álbumes con más menciones: Asfixia, de Disco Las Palmeras!; Lo Malo que Nos Pasa, de Francisco Nixon; Guadalupe Plata, de Guadalupe Plata; From the City to the Ocean Side, de L.A.; Premeditación, Nocturnidad y Alevosía, de La Bien Querida; Voces del Extremo, de Niño de Elche; Novelería, de Nueva Vulcano; Vigorexia Emocional, de Pablo und Destruktion; Tendrá que Haber un Camino, de Soleá Morente; IV, de Toundra; La Calma Chicha, de Tulsa; Paramales, de Xoel López.

Los socios de PAM fueron llamados a la votación definitiva para escoger un único nombre de esa lista, el del trabajo que, a su juicio, representaba lo mejor de la cosecha española de 2015. Y ese ha sido el sorprendente Voces del Extremo, de Niño de Elche, quien recogió anoche personalmente su trofeo, una reproducción en 3D del logotipo del Premio Ruido.

Con esta iniciativa PAM ha intentado hacer precisamente eso, ruido, y arrojar luz sobre la fuerza y valor de los creadores españoles, a la vez que destacar el papel vital que, en pos de esa misión, realizan cada día los informadores musicales del país en un contexto cada vez más difícil para su desempeño.